Una licencia voluntaria se negocia directamente entre el titular de los derechos de autor y un tercero, a diferencia de una licencia obligatoria, que no requiere el permiso directo del titular de los derechos de autor. A veces se le denomina "licencia directa".

 

Los proveedores de servicios digitales (PSD) pueden tener licencias voluntarias además de la licencia mecánica general, pero deben proporcionar todos los datos de uso a The Mechanical Licensing Collective (MLC) para garantizar que los titulares de los derechos de autor reciban sus derechos completos.