Una licencia obligatoria es un tipo de licencia mecánica que permite a un licenciatario reproducir y distribuir una obra musical sin obtener el permiso directamente del propietario de los derechos de autor, siempre que el licenciatario siga el proceso y las pautas estipuladas en la Sección 115 de la Ley de Derechos de Autor de Los Estados Unidos de América (Consulte abajo). El propósito de una licencia obligatoria es minimizar los costos de transacción para el uso de fonogramas (grabaciones de sonido) y fomentar la creatividad artística al permitir que los licenciatarios utilicen obras musicales publicadas previamente, por ejemplo, un artista de grabación que crea una versión de una canción popular.

 

Según la sección 115 de la Ley de derechos de autor de Los Estados Unidos de América, Si un trabajo ya ha sido grabado y lanzado comercialmente, un artista puede grabar y distribuir la obra sin obtener el permiso directamente del propietario de los derechos de autor si sigue el proceso legal correcto. Se debe enviar un Aviso de Intención al propietario de los derechos de autor junto con la regalía de licencia obligatoria que establece la Oficina de Derechos de Autor de Los Estados Unidos de América.

 

Las licencias obligatorias solo se aplican a las grabaciones de sonido que se distribuyen al público, como CD, discos de vinilo, descargas permanentes y transmisiones interactivas. Por ejemplo, una licencia obligatoria no se puede utilizar para grabar una obra para la banda sonora de un programa de televisión.

 

No necesita una licencia obligatoria si:

• Usted está grabando y distribuyendo una canción que escribió usted mismo y usted no ha asignado la publicación a otra entidad.

• La canción es de dominio público.